APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

martes, 22 de mayo de 2012

El tema del microchip tiene en alerta a diferentes grupos religiosos en todos los países

La reforma de salud americana y los cambios que fueron firmados en el año 2009 por el presidente Obama incluyen y proponen que para la fecha del 2013 se tenga que implantar innovaciones tecnológicas para los beneficiarios en esa área. Según lo propone el gobierno se trata de nuevas medidas para facilitar las gestiones médico-paciente-estado, en todos los niveles. Sin embargo, de lo que están hablando es de hacer compulsoria una medida que incluye el implante en humanos de dispositivos tecnológicos. Esto es algo que va más allá de firmar un papel o una autorización. Se trata de permitir en el cuerpo humano un cuerpo extraño, es decir, un "device" de rastreo que sirve para monitorear a las personas en todo momento en todo lugar. Por medio de este artefacto, las computadoras de los médicos, enlazadas a las computadoras del estado podrán ver el record de los pacientes, así como toda transacción en cuestiones de salud. El dilema va surgiendo en primera instancia por cuestiones del asunto de la privacidad humana. El hecho de permitirle al estado sellar a las personas con esa tecnología, coloca a esas personas de forma vulnerable ante aquellos que poseen la tecnología. Por otro lado, tenemos los argumentos de grupos religiosos quienes afirman que esta acción de los gobiernos de imponer esa tecnología pudiera estar ligada a un plan de conspiración social. Es decir, que grupos poderosos están detrás de estas medidas de marcar a toda la gente con el microchip por diferentes medios con el propósito de una agenda mundial. Estas aseveraciones responden las referencias a antiguos escritos que se encuentran en la Sagrada Biblia en el libro del Apocalipsis. Hay diversas interpretaciones sobre el libro del Apocalipsis. Para unos el Apocalipsis es cosa del pasado, pero para otros, el Apocalipsis está por cumplirse al pie de la letra desde el capítulo cuatro en adelante. Dentro de ese marco futurista del Apocalipsis, hay quienes afirman que el llamado microchip que quieren implantar en las naciones por diferentes medios, está ligado a las intenciones de un futuro anticristo que se preanuncia en la Biblia y que está relacionado a las siguientes medidas:

"Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis." (Apocalipsis 13:15-18)


Se hace referencia a este pasaje para indicar que el denominado microchip moderno está ligado a estas intenciones de usarse como "moneda". Y eliminar el dinero circulante. También se afirma que es un sistema patrocinado por un gobierno con bases en el satanismo que actúa como una peligrosa dictadura. Se afirma también que el dejarse sellar de esta manera tiene implicaciones eternas y también físicas.

"y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre." (Apocalipsis 14:11)

"Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen." (Apocalipsis 16:2)


"Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre." (Apocalipsis 19:20; 20:4)

Haciendo referencia a estos pasajes, existen diferentes grupos en la sociedad que se encuentran alertas ante el avance de estas medidas por parte de diferentes gobiernos. Según se alega, no se trata de la agenda de un mero presidente o gobierno, sino que se trata de una agenda mundial por parte de grupos poderosos que controlan la política internacional. Para los que están del bando religioso y la interpretación futurista del Apocalipsis, ninguna persona debería dejarse sellar, porque el dejarse sellar está considerado el venir a ser parte del sistema de Lucifer. Para los que poseen otra óptica, este tema parece ser indiferente siempre dispuestos a hacer lo que los gobiernos le imponen. ¿Qué haría usted?

No hay comentarios: